Marketing digital dentro de la industria 4.0

Industria 4.0 cambia no sólo tu empresa sino el mundo entero

Industria 4.0

¿Industria 4.0 o mercados 4.0?

Un fallo de perspectiva habitual cuando se trata sobre el tema de la digitalización en la Industria consiste en pensar que la posibilidad de incorporar innovaciones técnicas nos incumbe en primer grado solo a nosotros y de manera directa, independientemente de lo que hagan los demás: clientes, competencia, administraciones, mundo académico y opinión pública en general. Si nos dejamos arrastrar por este pensamiento localista, quiźas los resultados sean buenos. O tal vez no, y muy pronto las inevitables contradicciones de nuestro propio proceso de modernización nos obliguen, en el mejor de los casos a ver las cosas de otro modo, y en el peor a paralizar nuestro proyecto de digitalización industrial y volver al “business as usual”. Como decían en el caserío: más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer.

 

¿Queremos utilizar nuevos sistemas de automatización para ahorrar costes? ¿Producir lo mismo pero con sólo una plantilla de 10 trabajadores en lugar de los 100 que tenemos ahora? ¿Utilizar el logotipo Basque Industry 4.0 para impresionar a nuestros clientes alemanes? ¿Conseguir subvenciones del Gobierno Vasco?

 

Si lo ves de ese modo, pues muy bien, adelante. Pero a largo plazo la idea no es mejor que lo que venías haciendo hasta ahora. Partes de una estrategia equivocada. En realidad, la industria inteligente no es la respuesta a un problema de costes, ni siquiera de competencia por parte de naciones industriales emergentes a las que de momento puedes dar caña con tu nuevo sistema CNC y tus PLC de última generación Siemens Simatic S7. A propósito, deberías saber que también los venden en China.

Lo que este combinado de tecnologías -Internet de las Cosas, la Nube, Big Data, Inteligencia Artificial, etc.- está haciendo no es cambiar cada fábrica por dentro para convertirla en un productor más eficiente y más lean. Su impacto sobre el entorno va más allá: las redes de sensores transforman el mundo entero, los datos masivos obligan a repensar la gestión empresarial y el comercio, los sistemas de aprendizaje hacen que el usuario de máquinas y dispositivos se vea a sí mismo desde una perspectiva diferente.

En otras palabras, lo que cambia no eres tú, son los mercados, tanto los de productos finales como los de bienes intermedios. En pocos años el mundo industrial en que tu empresa estará desempeñando su actividad será muy diferente al de ahora. Y tú sigues pensando en cómo fabricar tus tornillos de modo que el coste unitario sea competitivo con el de los chinos. Más bien deberías preguntarte si el día de mañana alguien seguirá necesitando tornillos.

 

La industria 4.0 sujeta a los nuevos mercados

Cuando se habla de Industria Inteligente, muchos ven robots haciendo lo mismo que los operarios humanos, solo que de una manera más segura, eficaz y barata. En realidad, deberíamos hablar de los nuevos mercados. De cómo serán, de qué artículos demandarán, de cómo podríamos adaptarnos a ellos y hacer que nuestra empresa prospere en un mundo transformado. Por ello, mantener una mente abierta y adquirir el hábito de pensar, en lugar de aprender decálogos y conceptos técnicos de última generación, debería ser nuestra política.

Tenlo en cuenta si tienes previsto participar en eventos sectoriales, como el próximo Meeting Point 2018, para llevar la mente fresca y no agobiarte por lo que veas. Estate preparado, entonces, para el día en que la competencia saque al mercado sus nuevos productos y tu impresión sea la misma que la de tu abuela de 90 años cuando le cambiaron el teléfono inalámbrico por un Samsung Galaxy G8.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.